Rumbo al 2024, las corcholatas aceleran viajes a estados

Martín Aguilar

A 19 meses de la elección presidencial, tres de las corcholatas de Morena ya han recorrido todo el país, entre todas, en busca del apoyo que consolide su candidatura hacia 2024. Desde Quintana Roo hasta Baja California, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, el canciller Marcelo Ebrard y el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, han encabezado en los últimos meses actos derivados de su actividad como funcionarios públicos, también han hecho proselitismo en busca de las alianzas que les permita lograr una ventaja.

Los presidenciables de la Cuatroté comenzaron prácticamente precampañas desde hace seis meses, cuando aprovecharon el cierre de campaña de los candidatos de Morena que buscaron la gubernatura de Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas. Desde entonces, los tres políticos han ocupado sus fines de semana para recorrer la República Mexicana.

De junio al fin de semana pasado, Adán Augusto López ha sido, hasta el momento, el más activo entre las tres corcholatas en sus recorridos por el país, con 23 estados visitados; le sigue la jefa de Gobierno, con 17 y, más atrás, el canciller Ebrad con sólo siete.

Se trata en opinión de Juan Carlos Montero, profesor de Transformación Pública en el Tecnológico de Monterrey, de una precampaña en la que hasta el momento Sheinbaum, Ebrard y López Hernández han buscado construir su propia estructura política más que promover a Morena, aprovechando que el presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene muy buena aceptación.

En opinión del experto, Claudia Sheinbaum enfrenta el escenario más complicado, porque “será muy fuerte y conocida en la Ciudad de México, pero tiene que ganarse al resto del país, donde es poco conocida”.

Además —agrega— debe romper con los tabúes de la sociedad mexicana que hasta hoy ha demostrado que no estamos listos para tener una mujer presidenta. Es por ello, dice, que la hemos visto tan activa. Claudia, como la suelen llamar sus seguidores, atrajo a la opinión pública esta semana al anunciar su próxima boda con el físico y analista en riesgos financieros Jesús María Tarriba.

La jefa de Gobierno en sus visitas por los estados se ha reunido con cada gobernador así como con líderes indígenas y espirituales. Su proselitismo, hasta hoy, lo ha volcado en los estados del sur como Chiapas, a donde ha ido dos veces, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Campeche y Quintana Roo; así como del norte en Baja California, Sonora, Chihuahua, Tamaulipas, Sinaloa y Nuevo León. También ha visitado Jalisco, Hidalgo, Morelos, Aguascalientes y Puebla, además de su bastión: la CDMX donde ha recorrido 14 de las 16 alcaldías.

Algo similar ha sucedido con Adán Augusto López Hernández quien, de acuerdo con el politólogo, es la corcholata menos conocida. “Lo que al secretario de Gobernación le interesa es llamar la atención, pues no lo conocemos y de ahí que asuma una actitud bastante rijosa protagonizando enfrentamientos con los diputados de Guanajuato o el gobernador de Nuevo León, Samuel García”, afirma el experto.

López Hernández goza de toda la confianza y hermandad del Presidente, por ello se ha convertido en su principal operador político. Antes de septiembre apenas había ido al informe de actividades de la gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuéllar y supervisado trabajos de construcción del Tren Maya. Pero en el último mes visitó 11 estados siendo recibido por los gobernadores para impulsar la reforma para mantener al Ejército en las calles hasta 2028, también fue el invitado de honor en las tomas de protesta de los morenistas Mara Lezama, en Quintana Roo y Américo Villarreal, en Tamaulipas; así como del priista Eduardo Villegas en Durango.

El más conocido, de acuerdo con el experto, es el canciller Marcelo Ebrard, quien, “curiosamente” es el que menos estados ha visitado, apenas siete: Durango, Jalisco, Tamaulipas, Hidalgo, Quintana Roo, Aguascalientes y Michoacán, donde ayer, en Morelia, anunció una gira por toda la República.

El responsable de la diplomacia mexicana estuvo tres semanas fuera del país para asistir a la COP27 en Egipto, a la Cumbre de Líderes del G20, en Bali, Indonesia; así como para realizar una gira por Medio Oriente, que incluyó Turquía y Qatar, pero apenas pisó suelo mexicano, retomó su proselitismo con mensajes en sus redes sociales en los que lo mismo se le ve como organillero, que defendiendo a mujeres en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.