Coordenadas Políticas/Al buen entendedor, pocas palabras

Martín Aguilar

A quien se le haya ocurrido irse sobre Ricardo Monreal con los mensajes difundidos, solo a la gobernadora Layda Sansores, seguramente estará sudando frío, porque lo único que logró fue soltar el tigre al interior de Morena.

La mandataria de Campeche difundió en su programa Martes del Jaguar, una serie de supuestas comunicaciones vía WhatsApp entre el senador zacatecano y Alejandro Alito Moreno, a fin de tratar asuntos legales que estaban afectando al líder del PRI.

Los enemigos de Monreal acusaron a ambos personajes de hacer acuerdos en lo oscurito para pasar por encima de la ley, a fin de obtener beneficios políticos y económicos, lo cual era una traición a la 4T.

Con lo que no contaban era con la reacción del senador, quien armó una estrategia de entrevistas con varios medios de comunicación, no sólo para desacreditar la información divulgada, sino para anunciar acciones judiciales contra quienes la difundieron.

Entre otras cosas, anunció una serie de peritajes para llegar al origen de esas comunicaciones, y adelantó que tiene identificados varias cuentas falsas que al mismo tiempo que lo atacan a él, alaban a Claudia Sheinbaum.

No es la primera vez que Monreal señala a la jefa de Gobierno como la artífice de diversos ataques, pero esta vez irá más lejos y tratará de demostrar técnicamente que ella está detrás de la acción desatada por Sansores.

Si para declararle la guerra los enemigos del senador se basaron solamente en hacer números de cuántos militantes perdería Morena con su salida. O que si era preferible detonar este asunto, antes de que se acercara más el proceso electoral, les falló el cálculo.

Independientemente de la cuestión numérica, se debió tomar en cuenta que las simpatías o rechazos que su reacción despierte no se pueden cuantificar, y menos en un país tan dividido y polarizado.

Se ve poco probable que le puedan probar que los mensajes de WhatsApp son suyos, debido a que los propios morenos han desacreditado audios y videos en contra de Andrés Manuel López Obrador, alegando que cualquier programa de computadora los puede falsificar.

Lo único que lograron quienes decidieron romper lanzas con él fue darle un foro que no tenía para victimizarse, lo cual ya se sabe que hace muy bien. Ahora podrá ir concretando su salida de la 4T, pero no como traidor, sino como héroe.

Está claro que el zacatecano administrará el conflicto y manejará los tiempos al menos hasta fin de año, antes de anunciar la decisión política que tomará, y que nadie duda estará fuera de Morena, probablemente en el Movimiento Ciudadano.

Bien les decían a los morenos que tuvieran cuidado, pues Monreal no era Alito, pero no hicieron caso y se vieron muy básicos. Resultado: en un solo día el senador ya les empezó a dar la vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.