Ejército sigue espiando a periodistas con malware pegasus

Martín Aguilar

Organizaciones de la sociedad civil denunciaron que dos periodistas y un defensor de los derechos humanos fueron espiados por el Ejército con el malware Pegasus en este sexenio, mientras hacían labores relacionadas con violaciones a derechos humanos cometidas por las Fuerzas Armadas

“Esta investigación ha recabado evidencia que demuestra que, contrario a las promesas del actual presidente (Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) adquirió durante este gobierno un sistema de monitoreo remoto de información a la empresa con representación exclusiva para vender Pegasus en México”.

En conferencia de prensa, representantes de las organizaciones R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, ARTICLE 19 México y Centroamérica, y SocialTIC, con el apoyo del Citizen Lab de la Universidad de Toronto, señalaron que las evidencias también prueban que la Sedena ha mentido sistemáticamente a diversas instancias para ocultar la existencia de dicho contrato.

Los hallazgos de esta investigación –añadieron– demuestran que el gobierno federal “ha incumplido su compromiso de terminar con el espionaje ilegal en México, además de refutar las tesis sobre las que se ha basado la administración actual para profundizar la militarización en el país”.

Los periodistas espiados con el malware Pegasus por parte del Ejército son Ricardo Raphael y un reportero del portal Animal Político, así como el defensor de los derechos humanos Raymundo Vázquez Sánchez

Destacaron que en el caso de Raymundo Ramos, defensor de derechos humanos en Tamaulipas, “fue espiado por documentar ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas por parte del Ejército y la Marina”.

Luis Fernando García, director de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales, aseguró que este contrato para adquirir ese equipo de espionaje fue ocultado por la Sedena, tanto a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), como a la organización civil que preside.

“Esto es un delito, es falsedad de declaraciones”, advirtió.

Explicó que el contrato de la Secretaría de la Defensa Nacional para adquirir ese equipo de espionaje es con la empresa ANTSUA, a la que –recordó– “el Ejército le compró equipo de monitoreo de comunicaciones en 2019. Esta empresa es una proveedora conocida por comercializar Pegasus”.

Edith Ferreto, directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, recordó que el 3 de agosto de 2021, el presidente Andrés Manuel López Obrador negó en su conferencia matutina en Palacio Nacional que el Ejército estuviera usando Pegasus para labores de espionaje.

En la investigación de los organismos civiles se destaca que la filtración de documentos del Ejército por parte del grupo de hackers “Guacamaya” ha permitido conocer que la Sedena adquirió un “Servicio de Monitoreo Remoto de Información” a Comercializadora ANTSUA en abril de 2019, bajo el contrato DN-10 SAIT-1075/P/2019.

En un correo enviado por la Sección de Guerra Electrónica de la Dirección General de Transmisiones de la Sedena de asunto “Oficios Mortales” –añade el informe–, “se adjunta un oficio, fechado el 18 de enero de 2020, en donde se reconoce la existencia de ese contrato y se refiere a una factura original correspondiente a un segundo pago por el servicio proporcionado del 1 al 30 de junio de 2019”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.