Coordenadas Políticas/La ocasión hace al ladrón

Martín Aguilar

El pasado 5 de septiembre, La Lista difundió una interesante entrevista al veterano Porfirio Muñoz Ledo.

Habló de la grave situación que atraviesa Morena, partido al que calificó como uno de los más corruptos de América Latina.

Es la dirigencia más corrupta, enfatizó. “No hay ninguna dirigencia de algún partido que conozco, que sea más corrupta que Morena”.

“Ahora yo me pregunto ¿a dónde vamos en un futuro inmediato? Porque Andrés se va en un año y medio, y los problemas ahí están todos”, apuntó.

Muñoz Ledo –presidente del PRI y del PRD en su momento- se ha convertido en uno de los más férreos críticos del gobierno de la 4T.

Morena –dijo- “se me salió del corazón”. Esto sucedió cuando compitió contra Mario Delgado por la dirigencia del partido en el poder.

De hecho, lo acusó de haber recibido financiamiento de procedencia ilícita para encumbrarse en Morena.

Incluso, Delgado le cerró el paso para la reelección. Desde entonces, Muñoz Ledo ha sido uno de los más duros críticos del morenismo, pero sobre todo del régimen lopezobradorista.

De antemano, sostuvo que el político Tabasco se ha convertido en un administrador del comité de la burguesía, porque les ha calmado a los pobres.

Andrés -así le dice Porfirio- encabeza un “gobierno demagógico” y no populista, que sólo sirve a la clase oligarca.

“Creo que el juego de la corcholatitis elude los problemas. Esta réplica –la entrevista- es para descalificar el discurso del presidente por falso y mentiroso.

“Nos tiran las corcholatas y con ello elude los problemas. Todo mundo habla de ello. No se destapan las corcholatas, se destapan las botellas”, recalcó.

Muñoz Ledo, uno de los políticos más experimentados y que ha permanecido en la cúspide del poder desde la época de Luis Echeverría, habla en tono por demás premonitorio.

Vaticina que a López Obrador le arrebatarán la candidatura de Morena para el 2024. “Está muy cerca de perder, por eso está cerca de establecer un Maximato”.

Y fue más lejos, al confiar que el mandatario está pensando en renunciar a la Presidencia y dejar en su lugar al secretario de Gobernación, Adán Augusto.

Lo que pretende el Ejecutivo –asegura- es dedicarse a hacer campaña por el candidato que él decida. “Porque piensa que la popularidad la trae él”.

Así es como se entiende la actitud del Presidente de destacar siempre su aceptación, y su permanente exposición mediática.

A Muñoz Ledo le tocó colocarle la banda presidencial a quien hoy despacha en Palacio Nacional.

Desde esa fecha, no le volvió a dirigir la palabra. Ninguno de los dos se volvió a hablar. “Creo que el Presidente es ingrato. No conoce la gratitud”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.