Coordenadas Políticas

Tal parece que la coordinadora de la Central de Abastos de Iztapalapa (Ceda) Marcela Villegas Silva sigue sin dar resultados en este mercado más grande de Latinoamérica, a decir de los locatarios, en ésta otra ciudad dentro de la CDMX por el movimiento de millonarias sumas de dinero ha hecho a los comerciantes, distribuidores y consumidores blanco de los grupos criminales. Además de que no han sentido ningún cambio desde la salida de Héctor Ulises García Nieto, a quien incluso se le señaló de ser uno de los principales responsables del mal manejo de la pandemia en sus inicios.

En la Ceda de Iztapalapa se registran cotidianamente delitos como el secuestro, narcomenudeo, robo a transporte y transeúnte, incluso una zona roja donde se ejerce el sexoservicio, en uno de los muchos casos que se suscitan entre las zonas comerciales por citar el F-G la policía capitalina detuvo a un grupo criminal que tenía bajo su mira a los comerciantes que se dedican al sector de cárnicos y abarrotes, semanalmente se detecta la operación de alguna banda.

Otro caso en donde comerciantes denunciaron malos manejos de recursos en el Fideicomiso de la Ceda, las autoridades capitalinas argumentaron que los quejosos protestaban por el desmantelamiento de una red clandestina donde se ofrecía una lotería sexual conocida como la “rapidita”, en la que se ofrecían intercambios sexuales a cambio de fuertes sumas de dinero, cualquier persona podía participar, los premios a decir de los locatarios “valían la pena ya que son muchachas muy guapas, al menos se tiene conocimiento que esto se venía operando desde hace unos quince años”.

En esta actividad participaba gente proveniente de Sudamérica, por medio de jóvenes atractivas, se acercaban a los locales para ofrecerles participar en la rifa, en su momento el locatario Pedro Huerta Ramos reveló que este negocio podía dejar ganancias de hasta 400 mil pesos en un solo día, las mujeres atractivas convencían a la gente de que adquiriera el boleto, había premios de 10, 15 hasta 50 mil pesos, tenían un costo de 10 a 20 pesos, cualquiera lo podía comprar, pero nunca se entregaba el premio a los ganadores.

Hace unas semanas salió a relucir que la Coordinadora de la Ceda Marcela Villegas Silva, sigue operando ilegalmente para hacerse de recursos, para ello hizo movimientos para hacer uso de la Coordinación Jurídica del organismo para recabar dinero, por ello se hizo de los servicios de Marisol Silva García quién laboró en la gestión de Sergio Palacios Trejo, a fin de aprovechar su experiencia en el cargo, para prácticamente extorsionar a todo comerciante que busque llevar a cabo alguna gestión.

De acuerdo a afectados debido a la imperante necesidad de los solicitantes realizar algún trámite máxime por el paro de actividades por la pandemia de Covid-19, los funcionarios de la Ceda solicitan entre 200 a 300 mil pesos por realizarlos.

Manifestaron que en esto, participan miembros de la administración de la Ceda-CDMX, la Coordinación Jurídica desde el 7 de Diciembre 2020 cerró su ventanilla y supuestamente no atiende ningún trámite, aunque clandestinamente se realizan trámites por debajo del agua, ya que la necesidad que tienen los solicitantes de tener certidumbre jurídica, contar con documentos que avalen la propiedad de sus bienes, por la desesperación optan por pagar lo que les exigen.

Refirieron, para el equipo de Marcela Villegas Silva la Central de Abastos en un codiciado botín, por eso la permanencia de actos de corrupción, las alrededor de 2 mil 500 bodegas, los mil 500 locales con los que cuenta el mercado más grande del continente, les ha dejado y sigue generando miles de millones de pesos por “entres” en todos los sectores.

Mencionaron que la citada Dirección de Jurídica se encarga de la cesión temporal de derechos de bodegas, locales comerciales, y cesiones definitivas, también se tramita la libertad de gravamen de bodegas, locales comerciales, estacionamientos aéreos, entre otros.

Cabe señalar que el certificado de libertad de gravamen es un documento que se expide para demostrar que la propiedad adquirida, que no cuenta con ninguna deuda y está libre de todo. Desde diciembre pasado supuestamente nadie puede cambiar el nombre de beneficiarios, participantes o ceder derechos temporales que son por un año o definitiva, esto es aprovecha por la gente de Villegas Silva para hacer “su agosto”, y sacar recursos, mismos que se desconoce si se estén usando para mantenimiento del inmueble, o de plano se vayan para su “fondo de retiro” tomando en cuenta que estamos a mitad de sexenio.

Apuntaron, que Marisol Silva García fue titular de la Dirección Jurídica con Sergio Palacios a quien en múltiples ocasiones se le acusó de actos de corrupción en la Ceda, ahora fue rescatada por Maricela Villegas con el propósito de recaudar dinero para Villegas Silva.

Resaltaron, la Ceda-CDMX es una de las “Cajas grandes” del gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo, al igual que algunas dependencias para obtener miles de millones de pesos anuales, de los cuales nunca se rinde cuentas, como los parquímetros, espacios para el comercio, construcciones y otros, son desviados para sufragar gastos de altos funcionarios del gobierno central, para solventar gastos para las actividades del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y su mal llamada IV Transformación, recursos que quizás fueron utilizados para los gastos de la Consulta Popular que fue un total fracaso, o para la revocación de mandato del presidente López Obrador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *